viernes, 16 de mayo de 2008

ANALISIS POEMA EL ANGEL Y EL NIÑO

Se entiende por semiótico la actividad mediante lo cual el hombre explica la complejidad de la experiencia organizándola en estructuras de contenidos a las que corresponden sistemas de expresión. Una de esos sistemas de expresión son los poemas y en este caso el Ángel y el niño donde muestra una simbología de manera enigmática y misteriosa ya que se refiere a la vida y la muerte en la historia de un niño recién nacido el cual debe ser una creatura del cielo por esta razón en la dulzura de su infancia debe morir para ser llevado por los Ángeles al cielo cuando dice. “habita el palacio que has visto en tu sueño; ¡eres digno! ¡Que la tierra no se quede ya con un hijo del cielo!, también se evidencia una cultura que maneja un sistema simbólico referido a la religión como lo considera Levi Strauss cuando se manejan elementos simbólicos con un niño que no debe habitar en un mundo de maldad para ser llevado al paraíso “los mortales no acarician nunca con dicha sincera; incluso del dolor de la flor brota un algo amargo y los corazones agitados solo gozan de alegrías tristes.
Este análisis argumentativo puede detectar que dentro del poema existen mayormente prerrogativas o cualidades que caracterizan la capacidad lingüística del ser humano debido a que el autor se expresa constantemente afirmando, declarando y ordenando por ejemplo cundo el poema nos dice ¡vamos! Una divinidad rompe los lazos que te atan a la vida por lo tanto hace relación a lo que Mircea Eliade pretende con respecto a lo sagrado cuando declara que este ha dejado huella en el ser humano y en este caso nos referimos a lo sagrado ya que todos los elementos simbólicos hacen referencia a la divinidad, al cielo a la vida y a la muerte y a un Dios como portador de pureza y verdad ya que los símbolos son capaces de revelar una estructura del mundo que no se hace evidente al mismo tiempo que es Multívoco ya que tiende a unificar diferentes planos de la realidad y en este caso todas aquellas características que rodean la muerte como el féretro, los funerales, el llanto, la tristeza, la azucenas que demuestran un conocimiento riguroso sobre una realidad del mundo, y que según Ricoeur son aquellas características que pueden estar dentro de los símbolos primarios del hombre como el pecado, la maldad y aquellas emisiones como la angustia y el miedo por lo tanto la simbología del poema el Ángel y el niño lleva una dimensión cósmica de la realidad posibilitadora de la expresión de un discurso infinito, de un sentido que es inagotable. Donde el cielo significa lo alto, lo elevado e inmenso, lo poderoso y ordenado, lo clarividente y sabio lo soberano, lo inmutable.